CONTACTO:

  • +549 11 58597892

  • agustina.annan@gmail.com

  • www.eugeniaroces.wixsite.com/2018

  • Danza

  • CABA, Buenos Aires. Argentina

Esta obra se pregunta y pone de manifiesto ciertos estereotipos puestos sobre el cuerpo y la condición de ser mujer. Utiliza guiños del flamenco que sirven como base para develar un perfil seductor y siniestro, bello y bestia a la vez.

Juega con la voluptuosidad del cuerpo y sus partes eróticas, los senos específicamente, generando un meta-relato con el cuerpo como materia de consumo. Las tetas se comparan con frutas, que a su vez son su nombre vulgar. Tetas y frutas hablan de lo mismo: del consumo, del cuerpo vendido, comprado, manufacturado, intervenido por químicos. Cuerpo-alimento-consumo es la hipertextualidad que gobierna el relato de la obra. Esta obra nace del interés por habitar uno de los tantos fetiches puestos sobre el cuerpo; nace del deseo de querer ser sólo ese fragmento físico, experimentar su exuberancia, su contenido erótico, sus funciones biológicas y simbología cultural. ¿Puede un cuerpo ser dos tetas?
Habitar el fetiche. Darlo vuelta, ponerle ojos y enseñarle a mirar, darle ritmo para que camine y boca para que pueda gritar el canto contenido de una mujer mil veces habitada, por muchas otras.
Tranquilos, son solo un par de tetas mirando

Idea y dirección: Eugenia M. Roces
En escena: Eugenia M. Roces
En asistencia de dirección: Juan Salvador Giménez Farfán y Mauro Podesta
En asistencia general: Agustina Annan
Colaboración coreográfica: Daniel Antonio Corres
En concepto visual y escenografía: Carola Etchepareborda
En diseño de iluminación: Lucas Lavalle
En diseño y realización de vestuario: Marianela Castellanos Gotte
Asesoría en texto: Juan Francisco López Bubica
Edición de sonido: Matías Coulasso
En fotografía: Carola Etchepareborda
Diseño Gráfico: Lucas Minhondo
Trailer y edición de video: Lucas Minhondo
Audiovisuales: elojoylaoreja